Por Ignacio Magnacco / Nacionales / Espectáculos

Apenas flotando

Lunes, 18 de Febrero de 2019

Por Ignacio Magnacco

En su último proyecto, Avril Lavigne intenta llevarnos en un viaje emocional y personal líricamente y musicalmente. Desafortunadamente, el producto final no logra su objetivo por completo.

Pasaron casi 6 años desde el último álbum de la cantante canadiense, espera que en buena parte se debió a que fue diagnosticada con la enfermedad de Lyme, evento que cambió drásticamente su vida. En base a eso, “Head Above Water” en premisa es un relato de su batalla con la dolencia, agregado a su redención y aceptación.
A pesar de que el CD últimamente pertenece al género pop, presenta temas de ritmo lento y medio tempo, así sirviendo menos como material para bailar y más concentrado en presentar himnos y que el receptor se tome las letras en serio, al menos por lo general.
Basado en ello, el disco empieza con su tema titular, el cual, a pesar de no tener mucha originalidad instrumentalmente cumple con su objetivo por sus emocionales letras relacionadas con las dificultades de Levigne y su gran habilidad como cantante. El álbum no pierde calidad con su segundo tema, “Birdie”, el cual habla acerca de dejar una relación tóxica. A pesar de no tener tan buenas letras como el anterior, este tema es posiblemente el favorito de este autor, por su ritmo memorable principalmente.
Sin embargo, a partir de “I Fell in Love with the Devil” Head Above Water, se vuelve una experiencia de subes y bajas. Por un lado tenemos canciones sólidas (sea por su instrumentación o letras), como “Dumb Blonde”, “It was in Me” o “Warrior”. Pero por el otro lado tenemos varios temas que fallan en dejar alguna impresión y terminan resultando mediocres por composiciones clichés o simplemente ser aburridos, como “Tell me it´s Over” y “Crush”.
En su primera mitad, el álbum explora en sus letras temas como la lucha interna, la enfermedad anterior mencionada, y la confianza en uno mismo, lo cual encaja muy bien con lo propuesto por Lavigne en premisa. Sin embargo, a partir de la segunda mitad, el disco se reduce líricamente a tópicos relacionados de enamorarse y estar con tu pareja. Esto no es decir que las temáticas son “malas” pero son extremadamente clichés y complicadas de resultar originales, siendo “Souvenir” el peor ejemplo.
En conclusión, Head Above Water demuestra sus potencial en ocasiones, pero debido a composiciones clichés y bastantes canciones con letras poco interesantes, el proyecto termina cumpliendo su objetivo solo a medias. Es lejos de ser un álbum terrible, por lo general el canto de la artista canadiense funciona, y más de un par de temas son muy sólidos, pero ello solo no vuelve a álbum algo que este autor pueda recomendar. Los fanáticos de Lavigne probablemente los disfruten, pero para el resto, no se pierden mucho.

Fuente: Ignacio Magnacco

IMPORTANTE: www.esteoeste.tv No tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite, www.esteoeste.tv se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Publicidad